Ballenas a la vista en Puerto Madryn

Puerto Madryn

Puerto Madryn

No voy a olvidar jamás la frase de una de las guías cuando hacíamos el recorrido que nos llevaba hasta Gainman, centro de la historia de Puerto Madryn: “aquí no conocemos el paraguas, porque a la lluvia le sucede el viento y es imposible que estos resistan”. Increíble pero real, hay ciudades que en determinados días, se parecen más a un desierto que a una capital turística.

El caso fue que nuestro cuarto día de viaje en Madryn, fue la puerta de ingreso a un mundo fascinante que vivimos a lo largo de 14 Noches viajando por los Fiordos Chilenos e Islas Malvinas. Partimos desde Buenos Aires, sin saber muy bien qué nos esperaba, y resultó ser que no sólo las comodidades del crucero sino su tripulación y el grupo hermoso que logramos armar en una de las tardes de black jack en el casino, convirtieron el viaje en un “deja vu” de mis viajes de estudio secundarios.

Madryn todo para ver

En octubre se produce uno de los sucesos más importantes y emotivos que la naturaleza pueda brindarle a cualquier ser humano. Es época de apareamiento de ballenas y por ese motivo es fácil verlas, localizarlas en la costa y hasta disfrutar de ellas. Hay excursiones hasta las bahías que nos dan la posibilidad de tenerlas tan cerca que pareciera que van a meterse dentro de la embarcación.

Después de una recorrida rápida por el centro, donde uno se sumerge en el mundo de los recuerdos, los chocolates caseros y una vuelta por el shopping para volver por su costanera, decidimos incursionar y trasladarnos hasta Península de Valdés para poder hacer el “avistaje”. La suerte estuvo de nuestro lado y nos tocó una tarde diáfana. Hicimos uno de los últimos paseos (tenga en cuenta que el último es a las 17, con lo cual deberá tener precaución con los horarios, porque de Madryn a Península hay un buen trecho).

Ballenas

Ballenas

Un encuentro de otro tipo

No olvidaré jamás aquella sensación de tanta inmensidad frente a mis ojos. Era imposible poder fotografiarlas porque cada vez que aparecían delante de mí, quedaba duro mirándolas y aprovechaba para agradecer al cielo por ese momento. Al final me decidí a filmarlas y dejar así asentado mi contacto.

Más cerca de la costa, algunos lobos marinos se daban chapuzones y un ballenato buscaba a su mamá entre las embarcaciones. Cuando creíamos que ya nada más podíamos ver, una de ellas saltó delante de nuestra vista, y dio un coletazo que nos empapó, nunca creí que podría disfrutar tanto un baño helado.

De vuelta a Madryn guardamos energías para una recorrida por el Museo local, y nos quedamos con muchas ganas de llegar hasta Trelew para conocer el Museo Arqueológico interactivo. Una de las más grandes maravillas que existen sobre historias de dinosaurios. Ya en el Puerto, retomamos nuestro encuentro con el personal del Crucero y subimos para continuar muchas más aventuras maravillosas.

Articulos Relacionados:

Patrocinadores

Mapa en Google Maps

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by me