Río de Janeiro: Un destino al que siempre queremos volver

Tiempo atrás nos embarcamos desde Buenos Aires con destino a Ft. Lauderdale. Nos esperaban a bordo 21 días de sumo placer recorriendo costas de maravilla y sin lugar a dudas con un destino único, pero en el medio llegamos a una de las ciudades más maravillosas del mundo. Una de esas ciudades a las que uno siempre quiere volver: Río de Janeiro.
Partimos a bordo del Star Princess uno de los cruceros más modernos y mejor equipados, con una capacidad para que 2600 pasajeros puedan estar viviendo sus vacaciones al mismo tiempo en un mismo viaje. Recuerdo que muchos pensamos que quizás en una isla no entrarían tan cómodos y tan amenos, tantos visitantes.

¿Qué vivir en el viaje?
Un viaje de tantos días tiene dos grandes momentos de placer: los que se viven a bordo del barco y los que se llevan a cabo en los lugares donde se va haciendo tierra y paseo. Ambos son tan importantes e inolvidables para cada tripulante, en mayor medida si el crucero en el que viajas te permite tanta acción: simuladores de golf, pista de jogging, cuatro piscinas para darte refrescadas inolvidables, pistas de baloncesto, gimnasio y para los menos activos hay grandes oportunidades de disfrutar salones de belleza, el casino, el jacuzzi y muchos atractivos más.

Playas de Río de Janeiro

Playas de Río de Janeiro

Alegría y carnaval carioca
Pero otra es la realidad en tierra, más o menos hermosa dependiendo las costas de desembarque, pero si a mitad de camino tienes la posibilidad de llegar a una ciudad como Río de Janeiro, el corazón más carioca de Brasil, seguramente todo lo que llegue después serán inmensas emociones.

Reconocida como una de las ciudades más hermosas de América, vivirás entre su mar, sus montañas, su vegetación y la alegría de su gente, la sensación de que allí todo el año es carnaval. Apenas la embarcación se acerca a sus costas, el colorido de sus playas con cientos de caminantes y festivos habitantes de la playa nos da la bienvenida. Los aromas también se entremezclan en esta postal: el milho (choclo) con manteca, el olor de los limones convertidos en una típica bebida brasilera (caipirinha) y los sabores a mar se unen mágicamente.

Qué conocer en Río de Janeiro
Sin dudas, no puedes dejar de recorrer cada una de sus playas: Ipanema y Copacabana son las dos más populares, donde sus finas arenas y sus grandes metros de playa las convierten en paraísos para los amantes de tardes completas al sol.

Imagen del Cristo Redentor en el Corcovado

Imagen del Cristo Redentor en el Corcovado

No puedes volverte de Río sin haber visitado:
El Pan de Azúcar: para llegar se viaja en Teleférico desde tierra que nos conducirá en dos etapas: la primera hasta el Morro de Urca, donde se desciende y se toma otro que nos llevará directamente hasta allí. Las vistas de las que podrá disfrutar desde allí serán únicas.

El Corcovado: otro de los emblemas de la ciudad. Se trata de uno de los Morros más importantes de Río de Janeiro de 710m de altura, que en su parte más alta contiene la imagen del  Cristo Redentor. La misma tiene 30m de alto, y puede ser divisada desde las calles de la ciudad. Imperdible la experiencia.
La ciudad se presenta como una opción única, de diversión, turismo y ocio. Cuando volvíamos a nuestra embarcación sabíamos que dejábamos atrás una de esas ciudades a las que siempre se vuelve.

Articulos Relacionados:

Patrocinadores

Mapa en Google Maps

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by me