Desde Barcelona al mundo

Puerto de Barcelona

Puerto de Barcelona

El Puerto de Barcelona tiene detalles que lo hacen único, tiene secretos que lo vuelven intrigante, pero tiene además dimensiones que corresponden a los Puertos de Importancia en el mundo. Llegamos hasta él para vivir una experiencia fascinante: 12 noches rumbo a Italia y Egipto partiendo desde Barcelona.

Este puerto es hoy uno de los más importantes del Meditarráneo en materia de Cruceros, y desde allí se ven partir embarcaciones que llaman la atención de todos los viajeros y caminantes del lugar.
Recorrerlo es una experiencia en sí misma. Dispone de más de 20km de muelles y atraques que se pueden disfrutar lentamente mientras el sol va cayendo. Debido a que llegamos con tiempo pudimos recorrer mucho de él antes del embarque. Desde el mar, una vez en el crucero, el Puerto de Barcelona se unía a la ciudad convirtiendose en una imagen única.

Un poco de acción
Estuvimos navegando dos días. Horas que fueron altamente aprovechadas en las instalaciones del barco. Además de dominar como reyes la pared de escalada después de varios intentos, la piscina y el minigolf fueron sedes de importantes torneos de parejas que a medida que transcurría el tiempo tomaban forma y color. Por la noche, los ganadores pagaban una ronda de tragos en los bares y salones después de la cena. Y a veces las cosas seguían en el Casino.

Tierra a la vista
El primer destino donde nos detuvimos fue Turquía. Allí amanecimos en el Puerto de Kusadasi sobre la margen del Mar Egeo. Allí el sol es la principal atracción, dado que si algo sobresale en esta zona son las playas hermosas y la posibilidad de disfrutarles en arena y mar. No es una ciudad que tenga grandes sitios para conocer, pero que sí nos da la posibilidad de un descanso pleno sobre su costa. Si se anima a probar los platos típicos no se pierda el meze: una verdadera emoción de sabores de tapas, con pepinillos, yogurt, menta, pastelillos de queso, acompañados por unos frijoles con salsa de tomate.

Playas de Rodas

Playas de Rodas

Una Isla surgida del amor
Al regreso al crucero el capitán nos indica que quedan pocas horas de sueño hasta llegar a Rodas (Grecia), una ciudad que despierta tantas sensaciones encontradas como posibilidades de querer conocerla cada vez más.
Se trata de una extensa Isla que según dicen fue concebida por el fruto del amor entre Helios (Sol) y la Ninfa Rhodas (la rosa), dos grandes dioses griegos. De allí que su tradición sea mágica y entre ellas se cuente la leyenda del Coloso de Rodas, la estatua gigante del Dios del Sol.

Después de una recorrida por la parte histórica, conociendo algunos detalles de lo que fue el pasado del mundo, nos dirigimos a disfrutar un poco de sus playas, sus costas y sus arenas. Todavía quedan muchos días de emociones para continuar recorriendo el mundo que salimos a buscar desde Barcelona.

Articulos Relacionados:

Patrocinadores

Mapa en Google Maps

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by me