Villefranche un destino exclusivo para conocer en Mónaco

Partimos desde Barcelona rumbo a distintos puntos del Mediterráneo Occidental. Nos esperan doce días de puro placer, navegación y diversión para conocer ciudades muy importantes del mundo. En el trayecto iremos avistando parajes y localidades vecinas y aprendiendo de las inclemencias del Océano.

Al llegar a Barcelona, la sensación de querer embarcar y partir fue absoluta. Sabíamos que una vez en el Crucero comenzaban las mejores vacaciones de muchos años. Y no nos equivocamos. Pero uno de los Puertos que más me sorprendió fue el de Villefranche, Mónaco. Allí quedaron grabados gran parte de mis recuerdos porque creo que no podré olvidar aquellas imágenes tan hermosas que hoy les quiero contar.

Villefranche

Villefranche

Una postal única
Entre Niza y Mónaco se encuentra Villefranche, una ciudad enclavada en lo bajo de los Alpes Marítimos, corazón de la Costa Azul.  Singular por sus características, tranquila, calma, Ville como le dicen algunos de sus habitantes, ha sido y continúa siéndolo una Villa de Pescadores que cada amanecer parten a lo profundo y regresan por la tarde muñidos de las más preciosas y exquisitas especies que regala el mar.

Su puerto es en verdad una joya y desde él, se divisan los caseríos de madera, los techos rojos, los niños trepando a las canoas y un sinfín de sonidos únicos. Distinto a las grandes ciudades, alejado de los grandes centros de compras, Villefranche nos espera.

Llegamos hasta la isla en tenders (una especie de botes para 100 personas) en un viaje que a lo largo de 10 minutos nos acerca al paisaje y emociona sin límites.

Recorriendo paso a paso
Muchos viajeros llegan hasta el puerto de Villefranche para tomar allí el tren que los lleva hasta Mónaco o hasta Niza. Nosotros preferimos quedarnos y conocer un poco de sus costumbres, sus zonas de playa, su bahía y sus tiendas tradicionales. Nos sorprendimos con la calidad de su gente, la amabilidad de los empleados y quedamos maravillados con el lugar.

El Puerto es un gran atractivo. En su interior funcionan distintos centros y durante el día sus terrazas y sus muelles son visitadas por miles de turistas.

Embarcaciones de pescadores y colorido

Embarcaciones de pescadores y colorido

Nos introducimos poco a poco por sus callecitas y un guía que nos acompaña nos cuenta que aquí viven verdaderamente hombres ricos, que arman sus mansiones y castillos en busca de la tranquilidad, alejados de todos los ruidos de la Costa Azul.

Mientras caminamos, aparecen algunos registros de la ciudad colonial que fue y de sus historias. La Villa se cree que existe desde el año 130 AC, y por ese motivo se pueden ver aún rastros en la ciudad antigua. Las calles son estrechas y  sus lados, se alzan los paredones de las casas.

Lento regreso. Volvemos al puerto y esperamos que nuestro bote nos venga a buscar para regresar al Crucero que nos espera para retomar el camino hacia otros puntos. La belleza nos va quedando detrás, pero sin dudas algún día regresaremos a vivir más de esta Villa única.

Articulos Relacionados:

Patrocinadores

Mapa en Google Maps

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by me